La Vida Eterna

¿Conoces a Jesús?

La pregunta más importante en la vida es ¿Donde vas a pasar la eternidad? En cien años no importará cuánto dinero ganaste, cuanto te divertiste, cuantos amigos tuviste o el éxito que tuviste en la vida. Lo único que importará después de la muerte es si conociste a Dios mientras vivías en esta tierra.

Jesús oró a su Padre en Juan 17:03,

Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado .

Pero esto no es meramente una aceptación intelectual de conocer a Dios o alguno dios falso (quizá un dios creado a tu propia imagen para adaptarse a tu estilo de vida pecaminoso ). Jesús igualó la vida eterna con el conocimiento de Dios, es decir, tener la vida eterna es tener una relación íntima con el Señor Soberano y Creador de todas las cosas, el único y verdadero Dios viviente – el Señor Jesucristo.

Así que la pregunta mas importante para tí es ¿Lo Conoces?

El Problema del Pecado

Conocer a Dios no es algo que es natural para nosotros. No podemos conocer a Dios si estamos separados de él. El Rey David confesó en el Salmo 51:5,

He aquí, yo nací en iniquidad, y en pecado me concibió mi madre.

Romanos 5:12 explica que esto es debido al pecado de Adán en el Jardín del Edén:

Por tanto, por un solo hombre entró el pecado en el mundo, y la muerte por el pecado, así también la muerte se extendió a todos los hombres, porque todos pecaron .

David continuó en Salmos 58:3:

Se apartaron los impíos desde la matriz; se descarriaron hablando mentira desde que nacieron.

Esto significa que cada hombre y mujer hereda una naturaleza pecaminosa de sus padres, incluyéndote a tí, y por lo tanto está separado de Dios desde su nacimiento.

Todo pecado que alguna vez has cometido, ya sea mentir, el robo, la inmoralidad sexual, o no amar a Dios con todo tu corazón, has hecho estas cosas porque, por naturaleza, eres un esclavo del pecado, un hijo de ira, y un hijo de desobediencia (Romanos 6:17, Efesios 2:3; 5:06). Lo que es peor, Dios mantiene un registro de todos los pensamientos, palabra y acción que has hecho que han sido contrarios a Su naturaleza santa y justa. Dios te juzgará por todos los crímenes que has cometido contra El si mueres en tus pecados, y te echará al lago de fuego donde serás atormentado físicamente para siempre (Apocalipsis 20:11-15).

Si no conoces a Dios y continúas en tu rebelión contra El, el infierno eterno es lo que te espera y no habrá escape de la ira de Dios para tí. El salmo 7:11 dice,

Dios es un juez justo, y Dios está airado contra el impío todos los días.

Hebreos 10:31 nos dice:

Es una cosa terrible caer en las manos de un Dios vivo.

No importa que seas rico o pobre, el peor de los delincuentes o un ganador del Premio Nobel de la Paz. Tú vas a presentarte delante de Dios y darás cuenta a El ¿Esto te preocupa, querido amigo?

Jesús el Cristo Redentor

Aun cuando Dios debe castigar criminales culpables, porque Él es un Juez Justo, Él es también rico en gracia y misericordia y ha proporcionado una forma de reconciliación. Sin embargo, Él no puede perdonar a los pecadores culpables a costa de Su justicia. Se tenía que pagar un precio, y el costo fue la vida del Inocente, Jesucristo. Hace 2.000 años, agradó a Dios el Padre enviar a su Hijo unigénito “para salvar a su pueblo de sus pecados ” (Juan 3:16, Mateo 1:21). Jesús nació de una virgen y se hizo hombre (Juan 1:14; Lucas 1:26-38; 2:4-7; 2 Corintios 5:21). Al venir a la tierra, Cristo renunció a sus privilegios de la gloria celestial para convertirse en el siervo sufriente con el fin de redimir y perdonar a los pecadores como tú (Filipenses 2:5-8, Isaías 53, Tito 2:14) . El Padre no escatimó ni a su propio Hijo para que Él gratuitamente pudiera dar a pecadores perdonados todas las cosas (Romanos 8:32). Ese fue el costo de la salvación – la misma vida del Hijo de Dios!

Jesús vivió en perfecta obediencia a su Padre, realizó muchos milagros, curó a los quebrantados de corazón, y nos mostró lo que es perfecto amor, bondad, humildad, paciencia y compasión. En el tiempo perfecto de Dios, Jesús sacrificó su propia vida en la cruz para que los pecadores se pudieran salvar de la muerte eterna (Romanos 5:6-11). No sólo fue Jesús castigado por crímenes que no cometió, y no sólo derramó su sangre para lavar los pecados de su pueblo, sino que también sufrió la furia, la ira eterna de Dios en el lugar de todos los que creerían en él. En realidad, agradó al Padre quebrantar y sujetar a padecimiento a su Hijo único para satisfacer su justicia para que Él pudiera justificar (declarar ‘no culpable’) el que tiene fé en Jesús (Isaías 53:10, Romanos 3:21-26). Ese es el amor sacrificial y perfecto que Dios demostró hacia los pecadores (Romanos 5:8, 1 Juan 4:9-10). Después que se satisfació la ira de Dios, Jesús entonces victoriosamente entregó su espíritu, y murió en la cruz (Mateo 27:45-54 ).

En el tercer día, el evento más glorioso registrado en la historia ocurrió cuando Jesucristo resucitó de entre los muertos (Juan 20:1-18; 1 Corintios 15). Satisfecho con el sacrificio de su Hijo, el Padre lo resucitó y lo hzo rey y soberano de todo (Filipenses 2:5-11). Debido a que Jesús venció a la muerte, los que creen en Él no necesitan temer mas a la muerte. (Hebreos 2:14-15). Jesús fue resucitado para el perdón de los pecadores (Romanos 4:25), y porque Él vive, los que esperan en él vivirán para siempre (I Tesalonicenses 4:13-18).

Arrepiéntete y Cree

Dios manda que te arrepientas (apartate de tus pecados), y te vuelvas al Cristo Vivo poniendo toda tu confianza en quien Él es como Dios y lo que Él logró en la cruz. La sangre de Jesús es suficiente para cubrir todos tus pecados pasados, presentes y futuros (Hebreos 10:12-14), y Él manda que te arrepientas de tu estilo de vida pecaminoso y de tus buenas obras de justicia propia y le sigas a Él (Marcos 8:34-38). Sólo hay una Buena obra que te traerá salvación, y es la obra de Jesucristo solamente. Tus obras justas no son más que trapos de inmundicia (Isaías 64:6, Romanos 3:10-11), por lo que necesitas la perfecta justicia de Jesús para cumplir la norma perfecta de Dios para entrar en el cielo (Mateo 5:20, Romanos 5:15-21).

Un día, este glorioso Rey regresará a la tierra y juzgará a los pecadores en justicia (Romanos 2:5). El Señor Jesucristo no regresará como un cordero manso, sino como un León Poderoso para destruir a todos los que no conocen a Dios y que no obedecen al Evangelio del Señor Jesucristo (2 Tesalonicenses 1:8-10). Así que no endurezcas tu corazón a la oferta gratuita de Dios a conocerlo y recibir la vida eterna por medio de la obediencia al Evangelio.

El Gran Intercambio

El punto es que el momento en que una persona se arrepiente y confía en Jesús, Dios transfiere la justicia de Cristo a su cuenta porque el pecado de ellos es colocado sobre Jesús en la cruz. A pesar de que Jesús era inocente, Él fue castigado por los crímenes de los pecadores contra Dios, para que Dios pudiera darle al pecador la justicia perfecta de Jesús (2 Corintios 5:21). Dios ahora ve a esta persona como sin pecado, sin mancha, santa y perfecta ya que ahora está vestida de la justicia del perfecto Hijo de Dios. Esto se conoce como el “Gran Intercambio”, y es una verdad gloriosa de la que cada pecador depende para la justificación por la sola fe en Jesucristo solamente.

Pero ten en cuenta que 1 Corintios 6:9-10 dice:

¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.

Es por eso que necesitas la justicia (u obediencia perfecta) de Cristo para entrar en el cielo, y para aquellos que poseen esta justicia por medio de la fe, el verso 11 promete,

Y esto erais algunos de vosotros, pero ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios.

¿Jesús te Conoce?

Aún más importante que la pregunta de si usted conoce a Jesús, es la pregunta de si Cristo te conoce. ¿Él te conoce? Jesús dice en Juan 10:27,

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y ellas me siguen.

¿Escuchas su voz? ¿Va a seguir a Cristo y ser su discípulo? Si Jesús te conoce, tendrás oídos para escuchar la voz del Hijo de Dios y lo seguirás como discípulo a través de la puerta de la vida (Juan 5:25; Juan 10:1-10 ).

Ven a Jesucristo para el perdón de tus pecados, y puedes estar seguro de que nunca te perderás de nuevo (Juan 10:27-30 ). Dios hace muchas promesas a aquellos y sobre aquellos que Él perdona y adopta como sus hijos (Efesios 1:3-14 ). Romanos 8:39 dice que nada en toda la creación puede separar a los creyentes del amor de Dios en Cristo Jesús. En Mateo 11:28-30, Jesús llama a los cansados y agobiados a venir a Él y ellos encontrarán descanso para sus almas. En Juan 06:35, Jesús promete,

Yo soy el pan de vida. El que a mí viene nunca tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed.

Por último, Jesús declara en Juan 11:25-26,

Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí vivirá, aunque muera, y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto?

Ven a Cristo y vive!

Proverbios 3:7-8 amonesta,

No seas sabio a tus propios ojos, teme al SEÑOR y apártate del mal. Porque será medicina a tu cuerpo y refrigerio para tus huesos.

Vuélvete detus pecados y pon tus cargas a los pies de la cruz, querido amigo, y se sanado por el Hijo del Dios Viviente. Clama que el Espíritu de Dios te libere de la esclavitud del pecado (Juan 8:31-36, Romanos 6:20-23). Que el Señor sea glorificado en tu salvación, para que no sea glorificado en tu destrucción. No endurezcas mas tu corazón a la oferta de este regalo gratuito de la salvación, ven a Cristo y vive. Cree en Él, para que te “regocijes grandemente con gozo inefable y lleno de gloria, y obtener como resultado de tu fe la salvación de tu alma” (1 Pedro 1:3-9).

Una Advertencia a los que Profesan ser Cristianos

En conclusióm, 2 Corintios 13:5 da la siguiente advertencia a todos los que profesan ser cristianos:

Examináos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos! ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados?

No confíes en la supuestamente llamada “oración del pecador” o en una “decisión por Cristo” para la seguridad de tu salvación. Sólo hay una manera de obtener una certeza bíblica y que es a través de la Palabra objetiva de Dios. Jesús advirtió en Mateo 7:13-14,

Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta y el camino es angosto que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

Muchas personas tienen una profesión de fe falsa, ya que nunca han tenido la fe que lleva al arrepentimiento. Ellos no han nacido de nuevo y todavía están muertos en sus pecados. Tristemente , algunos se despertarán en el infierno un día completamente sorprendidos. Te animamos a leer el Libro de 1 Juan para que compruebes que estás realmente en la fe.

”… Digno es el Cordero que fue inmolado, de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. ” Y a toda cosa creada que está en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra y en el mar, y todas las cosas en ellos hay, oí decir: ” al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. ” ~ Apocalipsis 5:12-13